Cambia esta creencia y el éxito llegará a ti

como resolver problemasPor: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

Piensa en la situación en que te encuentras. Y piensa en lo que te falta por lograr.

¿No tienes la vida de éxito que mereces?

Si tú crees que la vida es injusta porque a otros les va muy bien pero a ti no tanto, entonces es hora de hacer una pausa y evaluar lo que estás haciendo.

Lo primero que debes de hacer es tomar conciencia de que todos operamos nuestras vidas en base a creencias. A lo largo de tu niñez y de todos los años anteriores, tú has sido programado. No en una sesión sino en muchas, todos los días.

Cuando escuchas la opinión de alguien que admiras o respetas, tu cerebro hace suya una parte de tal comentario. Si el comentario es algo positivo, qué bien. Pero si no, entonces afecta negativamente tu forma de ver las cosas.

Esto puede suceder varias veces en el transcurso de un día normal. Así es como se van formando las creencias bajo las cuales tú actúas.

Gran parte de los resultados que obtienes se explican por este mecanismo.

La buena noticia en todo esto, es que si cambias tus creencias, también cambiarán los resultados que obtienes.

Te sugiero que tu primer análisis de ti mismo sea para mirar de forma distinta los problemas.

Si pasas la vida tratando de evitar problemas, entonces quizás ahí esté la falla.

Un problema no es tal. Es, más bien, una oportunidad. Porque el progreso se hace ideando soluciones a los problemas. Es como cuando vas al gimnasio. Levantas pesas, y eso somete a tensión y estrés al cuerpo, pero el resultado final es que el músculo crece.

Cuando se presente un problema en tu lugar de trabajo, o en tu vida personal, agradece, porque es una oportunidad disfrazada de progresar. Si hace tiempo que no resuelves algún problema, entonces quiere decir que estás dentro de tu zona de confort.

Mientras sigas ahí dentro, no cambiará tu situación. Sigue haciendo lo mismo, y obtendrás los mismo resultados. Permanecer dentro de tu zona de confort es igual a estar estancado.

Cambia la creencia que los problemas son algo malo. O quizás sí lo sean, pero cuando buscas y encuentras una solución, lo bueno que surge de ello supera a lo malo. El balance neto es positivo.

¿Tus clientes se van con la competencia? Vaya problema. No lo evites, no escondas tu cabeza bajo la tierra. Reconócelo y afróntalo. Se trata de una bendición disfrazada, porque al poner tú manos a la obra y resolverlo, saldrás fortalecido.

Tú puedes lograrlo.

Y RECUERDA: Si tú tienes  ya un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *