¿Se puede comprar la tranquilidad?

La riqueza sin problemas - Miranda Gomez
BORRANDO LOS PROBLEMAS – “Si puedes hacer que un problema desaparezca haciendo un cheque, entonces, en realidad, no era un problema”

Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

La persona promedio prefiere pensar en cualquier otra cosa que el dinero (por ejemplo, fútbol).

Esto se explica porque el tema del dinero hace surgir sentimientos negativos.

Una persona así (la mayoría de la población) ve al dinero como un mal necesario, un tema con el que hay que lidiar para conseguir las cosas necesarias en la vida.

Por el lado contrario, las clases ricas ven al dinero como a un libertador, y con la cantidad suficiente del mismo, pueden comprar la libertad financiera. Y paz mental.

Saben que el dinero no puede resolver todos los problemas o eliminar todas las preocupaciones, pero tiene el poder de reducir el estrés en los tiempos difíciles, y cuando los tiempos mejoran, brinda muchas oportunidades.

Los ricos saben que si surge un problema, y le puedes hacer un cheque para que se vaya, entonces en realidad nunca tuviste tal problema. El dinero hace que la mayoría de los problemas desaparezcan.

La mayoría de las personas, en cambio, se han preocupado por el dinero desde el principio de los tiempos, y siempre lo harán. No porque no sean capaces de adquirir riqueza, sino porque viven y funcionan en un estado de conciencia basado en el temor que los mantiene en la quiebra. Aún con empleo, viven de una quincena a la siguiente al borde de la insolvencia.

Esta mentalidad de falta de dinero hace que toda la información que una persona recibe la interprete de tal manera, que sus ideas y creencias limitantes se ven reforzadas. Por ejemplo, están siempre pensando cómo hacer que el dinero les rinda, dónde comprar más barato, cómo ahorrarse hasta el último centavo.

Mientras tanto, los ricos están enfocados en cómo ganar más, cómo invertir con mejores rendimientos su exceso de dinero, cómo apalancar los recursos financieros tanto suyos como de sus asociados para que crezcan.

Si te fijas, en las tiendas de artículos de lujo casi no se ofrecen ni ofertas ni descuentos, porque a este tipo de establecimientos les interesa atraer a las personas que no tienen mentalidad de restricción. Por el contrario, a una persona rica, en lugar de atraerla con ofertas y descuentos, la puedes alejar.

Y no es que a los ricos no les interesen los buenos tratos, sino que están más interesados en generar más y más dinero, cada vez más eficientemente, en lugar de desperdiciar sus energías cuidando los centavos.

El problema de fondo con todo esto es que la persona promedio ni siquiera sabe que está enfocando su atención en las cosas equivocadas, y por eso, nunca ni siquiera hará el intento de salir de su situación.

Tú que has leído hasta aquí, lo has hecho, estoy seguro, porque tú sí quieres progresar.

Y vas bien, porque el primer cambio debe de ser dentro de tu cabeza. Lo que sucede dentro de tu cerebro es lo más importante, ahí está la fuente de la riqueza. Esta sencilla verdad escapa a la mayoría de las personas, que piensan, con escepticismo, que los ricos obtuvieron su riqueza de forma inmoral o ilícita y que los ricos tienen muchos problemas.

Vaya consuelo, ¿no?

Si tú ya tienes un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado:

El dinero es una herramienta… ¿Sabes manejarlo?

Herramientas
HERRAMIENTAS – El dinero no debe de ser un fin, sino un medio para lograr tus objetivos

Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

El dinero es una herramienta.

Muy importante, si, pero una herramienta solamente. Y como cualquier herramienta, del uso que le des dependerá el provecho que le saques.

No es raro ver que personas que han ganado millones de dólares en alguna lotería, a los pocos años ya están quebrados de nuevo.

Muchos terminan peor de como empezaron: con vicios que antes no tenían, y con mujeres y amigos que realmente nunca los quisieron.

Sin embargo, tener mucho dinero no es malo.

La cantidad de dinero que tú tienes no tiene nada que ver con si eres o no una buena persona. Ser bueno con el dinero es un poco como ser bueno con las cartas. Las personas que son buenas para jugar a las cartas no son mejores ni peores que los demás, sólo son mejores para jugar al 21, eso es todo.

Si tú pides prestado dinero para hacer más dinero, eso que has hecho es algo mágico. Por otro lado, si te endeudas para pagar tus cuentas de restaurante o para comprar algo que querías, pero que no necesitabas (por ejemplo, esa TV de plasma gigante), entonces lo que has hecho es algo muy tonto.

¿Notas la diferencia? Con la misma herramienta, el dinero, puedes hacer algo brillante que mejore tu vida y la vida de los que te rodean, o algo muy tonto que a la larga en realidad hace que tu vida sea peor.

Por lo mismo, salir de tus deudas lo más rápido que te sea posible es la cosa más inteligente que puedes hacer con tu dinero. Si tienes deudas de tarjetas de crédito, tu principal objetivo debe de ser salir de esa trampa. Las compañías de tarjetas de crédito tienen más ganancias que casi cualquier otra compañía en el mundo. Abona hasta el último centavo que puedas conseguir, trata de renegociar que te bajen los intereses. Consigue otro préstamo con menor tasa de interés para que pagues.

Y por favor, cuando hayas logrado salir de esa deuda, destruye la tarjeta, o déjala únicamente para una emergencia. Pagar la cuenta del restaurante no es emergencia.

Gran parte del problema con el dinero, es que es un tema altamente emocional. Desde niños, el tema del dinero nos produce emociones fuertes y erróneas.

Por ejemplo, cuando de niño le dices a tu papá que tu tío “es rico y tiene mucho dinero” y tu papá te responde que “nosotros no, somos pobres pero honrados”, estás recibiendo la enseñanza de que tener dinero es malo, y de que las personas que tienen mucho dinero es porque de seguro hicieron algo malo.

Esa emoción negativa queda atada al dinero, y por eso cuando creces, inconscientemente te saboteas en lo que respecta al dinero. Imagina que un albañil tiene problemas emocionales con el cemento. No creo que pueda construir buenas casas, ¿verdad?

Igual de ridículo es tener problemas emocionales con el dinero, porque el dinero es solo una herramienta.

Coloca tus problemas emocionales donde pertenecen. Domínalos con la lógica y las matemáticas. El dinero es una herramienta poderosa, y mientras más tengas de él, más cosas útiles podrás hacer.

Y si tú ya tienes un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado:

El hombre de negocios más rico de toda la Historia

Biografia de Rockefeller
ROCKEFELLER – Logró que la industria girara en torno al petróleo, y eso lo convirtió en el empresario más rico de todos los tiempos

Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

John Rockefeller nació en Richford, Nueva York, el 8 de julio de 1839,  fue uno de seis hijos.

Su padre era un agente de ventas viajero y era un enemigo de la moralidad convencional. A lo largo de gran parte de su vida, el padre de Rockefeller trató de encontrar trampas y esquemas que le permitieran trabajar menos, o de plano ganar dinero sin trabajar, lo cual lo metió en no pocos problemas.

La mamá de John luchó mucho para mantener la estabilidad en el hogar, especialmente porque su marido se iba durante semanas completas, supuestamente a trabajar.

La familia Rockefeller pronto se trasladó a varios pueblos pequeños en los Estados Unidos, siempre huyendo de las deudas.

John pudo asistir a una escuela donde aprendió a llevar contabilidades, consiguió un trabajo y pudo ahorrar unos 50 dólares en tres meses. En 1859, Rockefeller decidió asociarse con un amigo llamado Maurice B. Clark. Entre los dos hicieron una empresa y construyeron una refinería de petróleo.

No era una refinería como las de hoy, sino que era algo rústico (la tecnología del petróleo apenas estaba en pañales) que construyeron con piezas baratas. La refinería necesitaba otros dos hombres para operarla.

Poco después, Rockefeller compró la parte de Maurice y le cambió el nombre a la empresa a  “Rockefeller & Andrews”. Pronto su hermano también invirtió con él.

Debido a sus buenas decisiones de negocios, Rockefeller llevó a su empresa (renombrada como Standard Oil Company) a ser la empresa con mayor valor de capitalización de su tiempo, lo que le permitió convertirse en el primer billonario (en dólares) del mundo.

Miranda Gomez

¿Tienes un negocio? Entonces te recomiendo que leas el siguiente libro para que tus ventas EXPLOTEN y tu cuenta de banco se llene de dinero: Haz clic aquí para leer más…

 

Mejora la vida de tus clientes y el éxito llegará a ti

Restaurante
RESTAURANTE – Las personas no van a comprar “comida”, sino una experiencia agradable, satisfactoria

Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

En la ciudad en que vivo acaba de cerrar un restaurante.

El propietario es una persona con dinero, dueño de una refaccionaria.

El restaurante tenía funcionando un par de años. Pero la verdad, me extrañó que hubiera durado tanto.

Llegabas a desayunar, y los meseros se encontraban hasta el fondo, platicando. La chica de la caja registradora, todo el tiempo leyendo el periódico. Ni siquiera levantaba la vista para ver si alguien llegaba.

La única ventaja del restaurante es que estaba frente al palacio de gobierno lo que atraía a muchos peatones, pero el servicio de su personal era pésimo, aunque la cocina estaba regular.

Finalmente cerró.

En cambio, lejos de ahí, en una colonia de clase media, más o menos por las mismas fechas había abierto una pequeña fonda, en la cochera de una casa. La propietaria, una señora de extracción humilde, proviene de una ranchería cercana a la ciudad.

Desde el principio, la familia de ella (su marido y una hija) la ayudaban a atender a las personas que entraban a desayunar. Con un buen sazón, precios muy razonables y una atención excelente, el lugar pronto se llenó de personas que se convirtieron en clientes frecuentes.

Los primeros clientes recomendaron el lugar a sus conocidos, y éstos a su vez a otros, y así, a los pocos mese el lugar estaba lleno todos los días. A pesar de eso, la atención nunca bajó de nivel, y la cocina siempre mantuvo su calidad.

Hoy, a dos o tres años de distancia, la señora compró la casa (al principio era rentada), amplió la cochera para abarcar todo el frente, triplicó el número de mesas, y aún así se sigue llenando todos los días.

¿El secreto de su éxito?

La cocina es buena, pero no es realmente una cocina internacional ni de grandes pretensiones. Es un menú normal. La diferencia es la atención al público. Buenas caras todos los días, rapidez en el servicio, llamar a las personas por su nombre, cuando está lleno, ir a hacer plática, ofrecer el periódico del día y una silla para sentarse, etc.

Tú también, sin importar el tipo de negocio que tengas, puedes copiar esta receta de éxito.

Todos los días hazte la pregunta:

– “¿Cómo puedo hacer que la vida de mis clientes sea mejor?”

Cuando te haces esta pregunta, y empiezas a pensar en las posibles respuestas, tu cerebro buscará y encontrará formas de hacer que tus clientes se sientan a gusto, satisfechos que tengan ganas de volver nuevamente a tu negocio, y que te recomienden con sus conocidos.

Poco a poco al principio, y con más velocidad después, la voz se corre, y los clientes llegan por montones. Hazlo así y a la vuelta de un par de años tu negocio será de los más prósperos y grandes.

Miranda Gomez

¿Tienes un negocio? Entonces te recomiendo que leas el siguiente libro para que tus ventas EXPLOTEN y tu cuenta de banco se llene de dinero: Haz clic aquí para leer más…

Cómo tener un negocio que venda servicios

ASESORIA Y SERVICIO: Si eres bueno con los números, entonces tú puedes ofrecer ayudar a los demás con sus cuentas. Estarás ofreciendo un servicio valioso a cambio de una remuneración

Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

Ofrecer un servicio requiere ayudar o asistir a alguien a cambio de honorarios.

Para crear valor a través de ofrecer un servicio, debes ser capaz de ofrecer valor a las demás personas, algo que las beneficie de alguna manera.

Para que tu negocio de servicios sea exitoso, debes cumplir los siguientes requisitos:

Cómo tener un negocio de servicios

  1. Tú o tus empleados deben de tener alguna capacidad o habilidad que otras personas necesiten, ya sea porque no desean hacerlo ellas mismas, o porque no saben cómo, o porque no disponen del tiempo necesario.
  2. Tú o tus empleados deben de proporcionar dicho servicio con consistencia, puntualidad, y con con los más altos estándares de calidad.
  3. Tú debes de tener un sistema de mercadeo que de forma continua te permite atraer y retener clientes que paguen por dichos servicios.

Un ejemplo de una empresa dedicada a ofrecer servicios es un despacho de contabilidad. La elaboración de tus estados financieros no es un producto, porque no puedes elegir unos estados financieros de una vitrina y comprarlos.

El servicio es la serie de pasos que los contadores del despacho llevan a cabo para ordenar tus ingresos y gastos, extraer información de los mismos, y elaborar documentos a partir de dicha información.

Los servicios pueden ser muy lucrativos, especialmente  si las habilidades para llevarlos a cabo son raras o difíciles de desarrollar. Pero el problema que enfrenta aquí el empresario es que puede llegar a ser difícil encontrar personal que domine bien dichas habilidades para poder ofrecerlas al cliente.

A diferencia de los negocios basados en productos, los negocios que se basan en ofrecer un servicio dependen de que se les invierta tanto tiempo como energía, y ambos tienen un límite.

Si estás considerando desarrollar un negocio basado en un servicio, asegúrate de fijar tus tarifas lo suficientemente altas como para compensar el tiempo que todos los días invertirás en atender a tus clientes.

Si no lo haces, descubrirás que estarás trabajando muy duro por una recompensa muy pobre. Esta, por cierto, es una de las principales quejas de los propietarios de negocios de servicios. Al pasar los años, se dan cuenta de que en realidad no son dueños de un verdadero negocio, sino que son propietarios de su propio puesto de trabajo.

Esto puede evitarse fijando tus tarifas adecuadamente, deja que los clientes que no quieren pagar mucho se los lleve la competencia, y tú concéntrate en conseguir clientes de calidad, que prefieran pagar tarifas un poco más altas a cambio de un servicio de mejor calidad.

Si haces esto, tu competencia se irá desgastando al paso del tiempo, mientras que tú, en cambio, te irás fortaleciendo.

Y RECUERDA: Si tú tienes  ya un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado: