Cómo desaparecer sin dejar rastro

Por: Frankie

John Darwin y su esposa Anne van a parar a la cárcel después de haber fingido la muerte de él para cobrar unos US$500.000 de un seguro de vida. ¿Cómo y por qué la gente decide desaparecer?

John Darwin creyó que podía salirse con las suyas fingiendo que su cuerpo desapareció en el agua tras un accidente de canoa y comenzar una vida nueva en un paraíso tropical. Una nueva vida a costas del cobro fraudulento de su póliza.

Finalmente tuvo que entregarse luego de que se descubriera en internet una fotografía incriminadora que lo mostabra vivito y coleando mientras buscaba comprar una casa en Panamá.

El hombre al que la prensa británica pasó a llamar “El Señor Canoa” no es el primero en simular un suicidio con la esperanza de dejar atrás todos sus problemas.

El ex ministro del gabinete laborista, John Stonehouse, fingió haberse ahogado en Miami y los titulares de los diarios se ocuparon de este caso en 1974

Otros buscan borrar cualquier rastro de su lugar de residencia por su propia seguridad, como los testigos bajo el sistema de protección judicial o las mujeres golpeadas.

Y el ex líder serbio bosnio Radovan Karadzic cambió su nombre, ocupación y apariencia física para evitar su extradición como sospechoso de crímenes de guerra. El lunes fue capturado en Belgrado después de estar más de una década en las sombras.

Fuera del sistema

La falsificación de la propia muerte se llama “pseudosuicidio”. En internet se pueden encontrar varios sitios que ofrecen sugerencias sobre la mejor manera de “evaporarse” con éxito.

Entre los temas de asesoramiento figuran la manera de cortar los lazos familares, vender las posesiones y comenzar una nueva actividad o negocio bajo una nueva identidad.

El hecho de que Darwin pasó “invisible” por cinco años y medio es un indicio de un plan preparado, comenta Frank M. Ahearn, un experto en el arte de desaparecer en Estados Unidos, quien por más de veinte años viene rastreando gente.

La habitación secreta en la casa donde se ocultaba cuando llegaba alguien a visitar a la familia, la barba y la documentación falsa, todos son signos de un pseudosuicidio planificado, dice.

Según Ahern, uno de los errores de Darwin fue permitir que un agente inmobiliario de Panamá tomara y publicara su foto en internet. El otro fue haberse conseguido una novia.

“Esto puso tensión en la relación con su esposa. De este modo, su extravío se convirtió en un globo a punto de reventar”.

Anne Darwin, quien fue condenada a prisión por fraude y lavado de dinero, dijo en el juicio que había perdonado a su esposo por haber tenido una relación amorosa.

Nick Rosen, quien administra el sitio de internet Off-Gride dedicado a ayudar a la gente a vivir legítimamente fuera del sistema, se sorprende de que Darwin no haya sido descubierto antes.

Entre los errores que cometió se incluye el haber regresado a su casa y haberse afiliado a una biblioteca local aunque usando un nombre falso.

“Lo que sí fue una jugada correcta fue irse a vivir sin comodidades en Cumbria, las primeras semanas en que desapareció, alejado de las cámaras de circuito cerrado de TV de la policía y usando efectivo en lugar de tarjetas de crédito”.

Sin hogar

Mientras lo que hizo Darwin fue ilegal, hay por otro lado gente que quiere desaparecer por razones legítimas, como mujeres huyendo de una pareja violenta, hombres de negocio que temen ser secuestrados o celebridades que intentan evitar la intrusión de los medios de comunicación.

“Una cosa es desaparecer y otra muy diferente es anunciar tu propia muerte”, explica Rosen.

Como lo primero que mucha gente necesita es un teléfono, lo aconsejable “es ir a una ciudad donde nunca antes estuviste, buscar a un vagabundo y pedirle que compre un celular con el sistema de llamadas pre-pagas para evitar ser grabado por las cámaras de vigilancia”.

“Algo que no hay que hacer es ir a lugares donde mantienen registro de sus clientes. Por lo tanto pague con dinero en efectivo. Y si tiene una computadora portátil, úsela fuera de lugares con acceso wi-fi que no tengan clave de seguridad“.

Según Ahern, las desapariciones se han hecho mucho más fáciles con la red de redes.

“La internet puede crear una persona virtual. Puede abrir una IBC (siglas en inglés para corporación internacional) y operarla por computadora”.

Esto significa que no se necesita publicar la identidad de los accionistas ni los directivos de la empresa, un requisito que por ejemplo deben cumplir las compañías registradas en Gran Bretaña.

“Puedes usar tarjetas de crédito “en negro” que no da el listado de transacciones, tener un teléfono celular que se paga en cualquier lugar del mundo, tener un número de fax virtual que va directo a tu dirección de correo electrónico y tener una propiedad a nombre de una corporación”.

Testigos protegidos

Hay un grupo de personas a las que se le ofrece todo tipo de asistencia para desaparecer: los testigos protegidos bajo el sistema judicial.

En algunos casos se trata de personas que declararon contra secuaces de la misma banda delictiva a la que pertenecían y a cambio se les ofrece nuevas identidades, trabajos y hogares alejados de aquellas zonas donde podrían ser objeto de venganzas.

El periodista Duncan Cambell del diario birtánico The Guardian se ha ocupado de los programas de protección al testigo y los considera extremadamente importantes.

“Mientras no te metas en líos -y lo más importante, no intentes contactar a amigos y familiares- puedes estar oculto por el resto de tu vida”, dice.

Subraya, no obstante, el lado negativo de la internet. “Vivimos ahora en un mundo fotográfico”, dice al referirse a la imagen de Darwin.

Ahern coincide en señalar esta espada de doble filo.

“Las organizaciones policiales están familiarizándose cada vez más con la tecnología y los sitios de redes sociales. En Estados Unidos, se están localizando delincuentes a través de MySpace y otros sitios de este tipo donde la gente publica fotografías de personas que resultan ser fugitivos de la justicia“.

Ahern pronostica un futuro donde los desaparecidos podrán ser rastreados con herramientas altamente sofisticadas.

“Creo que en el futuro se podrán hacer reconocimientos faciales en la internet. Algún día un policía podrá escanear el rostro de alguien como Darwin y localizarlo donde sea que intente esconderse”.

Fuente: BBCMundo .com

Articulo anterior de este autor: El 15.5% de los jovenes mexicanos sufren violencia durante el noviago
Para recibir mas articulos como este, Subscribete gratis a Publicalpha por Email

Para: Publicalpha.com

¿Te gustó este artículo? ¡Entonces subscríbete! ¡Es GRATIS! Haz clic aquí para ingresar tu email...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>