Cuando caigas, levántate y SIGUE ADELANTE

caja azul steve jobs Por: Miranda Gomez –> Haz clic aquí para leer un reporte: “Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA”

Por lo general pensamos que las personas de éxito en los negocios y en la vida ya vienen predestinados y nacen con un montón de talento, como Mozart, por ejemplo.

La verdad es que, entre las personas de éxito, muy pocos fueron niños prodigio ni mostraron algún talento excepcional mientras crecían.

Y si piensas en todos los íconos de nuestra era, que hoy son ejemplo de éxito empresarial y financiero, en la gran mayoría de los casos podemos afirmar que empezaron fracasando.

Steve Jobs inició su carrera en la tecnología (junto con Steve Wozniak) hackeando las “cajas azules” de las compañías telefónicas y vendiéndolas, para que el cliente pudiera hacer llamadas gratis de larga distancia. No parece un buen inicio.

El inicio en los negocios de Henry Ford estuvo lleno de malos presagios: Sus primeros 5 intentos de formar una empresa dedicada al negocio automotriz fallaron, y en todas esas ocasiones se tuvo que declarar en bancarrota.

Después de abandonar la escuela para independizarse, Bill Gates fundó una empresa llamada Traf-O-Data, junto con su amigo Steve Ballmer. El negocio fue un fracaso y tuvo que ser cerrado. Sin embargo, ambos son hoy multi – billonarios (su siguiente intento empresarial se llamó Microsoft y es una de las compañías más valiosas del mundo).

La banda del músico Bob Dylan, los “Golden Chords” quedó en último lugar en un concurso musical y de baile en la preparatoria.

Como tú puedes ver en estos pocos ejemplos, el éxito llega acompañado NO de ideas geniales y únicas (aunque claro que eso ayuda) sino de perseverancia.

Para lograr lo que te propones, necesitas en primer lugar saber qué es lo que quieres. Sucede que la gran mayoría de las personas ni siquiera lo saben, son como un corcho que flota en el mar, a merced de las olas y a donde las corrientes marinas lo lleven.

Una vez que ya sabes (aunque sea con aproximación) que es lo que deseas, entonces es hora de “aterrizar” la meta. Para esto, requieres dividirla en pasos pequeños, que cada uno de ellos no te demanden un gran esfuerzo. Pero que sumados, al paso del tiempo, te hagan llegar.

Si sufres una caída, levántate, sacúdete el polvo y sigue adelante. Si tu idea no funcionó como pensabas, entonces extrae de ese fracaso todo el aprendizaje que puedas, y busca otra.

Si vuelves a fallar, hazlo de nuevo. Una y otra vez.

El éxito llegará a ti, tarde o temprano.

Y RECUERDA: Si tú tienes  un negocio, te felicito, porque esa es la ruta más rápida hacia la independencia económica, y para acelerar tu éxito (más ventas, más efectivo en tus cuentas de banco),  te recomiendo que leas el siguiente libro: Haz clic aquí para leer más…

Miranda Gomez

*Relacionado:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *