Mejora tu salud con esta arma secreta de la Naturaleza

bebe siendo amamantado
Bebé siendo amamantado – Los pequeños reciben de la madre una sustancia llamada lactoferrina que los protege contra las infecciones. Tú también puedes tomarla y recibir sus beneficios.

Por: Sabel Todd –> Lee el reporte: ¡Tú puedes tener ERECCIONES de ADOLESCENTE de nuevo!

Hay muchas enfermedades que amenazan tu salud y tu vida.

Cada año, las personas gastan miles de millones de dólares en medicamentos para combatirlas. Algunas veces con éxito, otras veces no.

Miles de millones de dólares gastados en algo que tu sistema inmune ya sabe hacer muy bien: defender a tu cuerpo y conservar tu buena salud.

Tu mejor defensa contra las amenazas, llámense virus, bacterias, productos químicos, parásitos, hongos, tumores, etc., es un sistema inmune bien armado y fuerte.

Una de las armas más importantes con que cuenta tu sistema inmune para la defensa de tu cuerpo proviene de una sustancia 100%  de origen natural: ¡la leche materna!

Y es que la leche materna contiene una sustancia, llamada lactoferrina, que es una enzima que mata a los invasores biológicos, al negarles el hierro. En otras palabras, induce una anemia por deficiencia de hierro en los microbios.

Es decir, este producto químico notable actúa como un escudo defensivo para el bebé contra todos los invasores microscópicos.

Esta leche es la única fuente de lactoferrina a disposición del recién nacido. No está disponible en fórmulas artificiales y probablemente nunca lo estará.

Sin embargo, la lactoferrina no es sólo para los bebés. Es un nutriente importante que necesitas para tu supervivencia, a cualquier edad. Al contraer una infección, hay un rápido aumento en el contenido de la lactoferrina de la sangre.

Por ejemplo, si te empieza  un dolor de garganta, posiblemente debido a una infección, los glóbulos blancos llegan rápidamente al área afectada y empiezan a disparar la lactoferrina, que contiene gránulos que se unen a todo el hierro en el lugar de la infección.

Esto a su vez provoca una anemia por deficiencia de hierro a las bacterias. Al igual que los humanos, las bacterias necesitan del hierro para crecer y multiplicarse. Al no tenerlo (debido precisamente a la lactoferrina disparada por los glóbulos blancos) las bacterias dejan de reproducirse.

Las bacterias, virus, células cancerosas y otros agentes patógenos que requieren hierro para crecer, no podrán sobrevivir si la lactoferrina se une al hierro en la sangre y lo mantiene alejado de esas células.

Esta molécula sorprendente puede luchar contra los agentes infecciosos de forma selectiva, mientras que permite a las células importantes, tales como las células inmunes, tener la cantidad de hierro necesaria para pelear una buena batalla. ¿Cómo lo logran? Es uno de los grandes misterios de la vida.

¿Cómo debe de consumirse la lactoferrina?

Mientras estés sano, toma una cápsula de 100 miligramos dos veces al día para reforzar tu sistema inmunológico. A la primera señal de una infección, toma el doble de la dosis. Si te estás recuperando de un cáncer, puedes tomar hasta 1,500 miligramos al día, sin temor a efectos secundarios. (Esto puede parecer una cantidad extrema, pero ten en cuenta que grandes cantidades de lactoferrina son bien toleradas y procesadas fácilmente por los recién nacidos.)

Dado que la lactoferrina es una sustancia natural, las grandes compañías farmacéuticas no son capaces de hacer patentes y hacer millones. Por esto es que los doctores no te la recetan, y a veces es difícil encontrarla en las farmacias. Pero está disponible en algunas tiendas de nutrición.

Y RECUERDA: Es muy importante para tu salud, NO ESTAR OBESO. La obesidad acorta la duración y la calidad de tu vida. El mejor sistema que conozco para adelgazar y perder el exceso de grasa, es este: Haz clic aquí para seguir leyendo…

Sabel Todd

*Relacionado:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *