Tu habilidad más IMPORTANTE

Como ser un buen vendedorPor: Miranda Gomez –> Cómo hacer crecer tu negocio de forma EXPLOSIVA

Si practicas algo durante diez mil horas, te vuelves un maestro en ello.

¿A qué le dedicarías tú esas diez mil horas de práctica?

Lo mejor es a desarrollar una habilidad que te sirva en todo momento, algo que nadie te pueda quitar, que, si necesitas empezar de cero, en otro país, te permita ganar dinero y vivir bien.

La respuesta es obvia: a cerrar tratos. A vender, pues.

Cuando te dedicas a pulir tus habilidades de vender, y eres bueno en ello, entonces NUNCA te faltará una fuente de ingresos.

Todos los grandes empresarios, de hoy y de siempre, son y han sido grandes vendedores.

  • Bill Gates no se hizo rico escribiendo software, sino comprando el MS-DOS a otro desarrollador y vendiéndolo a IBM. Ese fue el origen de su gran fortuna.
  • Steve Jobs nunca escribió una línea de código (no era programador) sino a vender sus ideas y diseños, primero, y sus productos después.
  • Carlos Slim tuvo un gran éxito cuando se supo vender a sí mismo a los hombres del gobierno mexicano, para que le traspasaran TELMEX en condiciones financieramente bastante ventajosas para él.

Un buen vendedor no es aquél que más habla, sino el que resuelve más problemas.

Para que tú seas un buen vendedor, debes de ponerte en los zapatos de la otra persona, sentir sus necesidades y angustias, y buscar el enfoque que mejor los solucione.

Un conocido mío gana mucho dinero vendiendo materiales para la construcción.

Estando de visita con otro amigo vendedor, quien se dedica a vender bienes raíces, se dio cuenta que un padre de familia quería comprar una de las casas ofrecidas en un fraccionamiento.

El otro vendedor le explicó que no se podía, porque el monto de su crédito no le alcanzaba para una de ellas. “Necesitas conseguir más dinero para que completes la diferencia, le dijo”… “cuando lo consiga, aquí estamos para servirle”.

Mi conocido sintió la frustración del comprador. Se veía a si mismo con su familia, en una casa nueva. Era un sueño que no podía cumplir, porque el dinero no le alcanzaba.

“Oiga, ¿sabe qué?”, le dijo al cliente mi conocido.

“Conozco a alguien que vende un terreno muy barato, y le aseguro que con su presupuesto y la ayuda de un arquitecto amigo mío, usted puede construir una casa igual a esta que quiere comprar. Además, por el rumbo hay una escuela secundaria muy buena, para sus hijos”.

Mi conocido ayudó, así, a la otra persona a tener su casa propia, dentro de su presupuesto, y a su gusto. Obvio, el cliente le compró a él todo el material que se necesitaba, pero, además de eso, a lo largo de más de un año le ha estado mandando a muchos compañeros de su trabajo que también han estado recibiendo sus créditos, para que les ayude con sus casas. Y les ha vendido mucho material a ellos.

Hay muchos cursos de técnicas de ventas, sobre cómo hacer que la otra persona compre, y en lo personal he acudido a bastante de esos seminarios y leído la suficiente cantidad de libros como para decirte que te los puedes ahorrar.

Lo que hace a una persona un vendedor realmente bueno, es imaginarte que eres la otra persona, que tienes un problema, y que necesitas una solución. Cuando lo hayas hecho, ofrécele la solución, aunque ello implique que deba de irse a comprarla con la competencia. La ayuda que le diste ya regresará, de una forma o de otra.

Una persona con la sensibilidad de explorar a los demás, de entenderlos y de ponerse en su lugar, no necesita de ningún seminario de ventas.

Te recomiendo que empieces, desde hoy, con tus diez mil horas de práctica: Fíjate en los demás, y hazte las preguntas siguientes:

  • ¿Qué problemas tendrá esa persona?
  • ¿Qué solución le puedo aconsejar para que los supere?
  • Si la solución no está en mis manos, ¿a dónde lo puedo enviar, para que la obtenga?

Hazte estas preguntas, y las que se te ocurran por el estilo, todos los días, cada que te acuerdes. Y actúa en consecuencia.

Verás que al paso de las semanas de tener esta práctica, poco a poco te irás haciendo un maestro en la habilidad más importante que puedes llegar a tener, la que nadie te puede quitar, la que te acompañará siempre a todas partes:

La habilidad para ayudar a los demás, para cerrar tratos, para vender.

Miranda Gomez

¿Tienes un negocio? Entonces te recomiendo que leas el siguiente libro para que tus ventas EXPLOTEN y tu cuenta de banco se llene de dinero: Haz clic aquí para leer más…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *